1344 |  Like

La Alta Taberna “Al Alba” se convierte en todo un referente de la trufa en Zaragoza

NOTA DE PRENSA

 En este coqueto establecimiento, situado en el centro de la capital aragonesa, la trufa es un producto indispensable a la hora de elaborar sus platos más especiales, como los huevos poché trufados.  

 En invierno utilizan la trufa negra o Tuber Melanosporum, y en verano la Tuber Aestivum. En la Alta Taberna “Al Alba” son muy pocos los meses del año en los que no se pueda degustar un plato elaborado con este manjar.

En este coqueto establecimiento, situado en la calle Jordán de Urriés de la capital aragonesa, la trufa es un producto indispensable a la hora de elaborar sus platos, algo que le ha llevado a convertirse en todo un referente de la cocina de este hongo subterráneo en Zaragoza.

La Alta Taberna “Al Alba”, ambientada con cierto aire del sur, abrió sus puertas el 17 de abril de 2014 y está regentada por el hostelero de Paniza Óscar San Juan. “Es muy importante aprender a conservar la trufa y saber utilizarla. Desde que comenzamos con la taberna, hemos apostado por esta joya que tenemos en Aragón. Además, no es tan cara como la gente piensa porque en cada plato se utiliza una parte muy pequeña de cada una”, ha explicado San Juan.

Precisamente, uno de sus platos más famosos son los huevos poché trufados, una especialidad que elaboran tanto con la trufa de invierno, que se recolecta del 15 de noviembre al 15 de marzo, como con la trufa de verano, que se recoge del 1 de mayo al 15 de agosto.

Para elaborar este suculento plato dejan los huevos trufarse una semana con trufa salvaje del Moncayo. Una vez que están listos, pochan los huevos, los ponen sobre una capa de patatas chip y rallan por encima la trufa. “Gracias al característico e intenso olor de la trufa, puedes hacer que un plato tan sencillo se convierta en un auténtico placer para los sentidos”, ha indicado el hostelero.

En “Al Alba”, que cuenta con una amplia selección de vinos aragoneses, elaboran sus platos con productos frescos y de temporada. En los meses en los que no hay trufa también se pueden degustar los huevos poché con shittake, ajos tiernos y gulas, el rabo de toro o la famosa tapa Rolling Stone, una tostada con anchoa, boquerón, pimentón y una base de tomate.