282 |  Like

El restaurante Rodi de Fuendejalón, premio Alimentos de España a la Restauración, lanza las yemas frescas trufadas

NOTA DE PRENSA.- GABINETE DE COMUNICACIÓN MARTA TORNOS

El restaurante Rodi de Fuendejalón, que acaba de recibir el premio Alimentos de España a la Restauración, lanza un nuevo producto, con motivo del comienzo de la temporada de la trufa negra: las yemas frescas trufadas. Este establecimiento zaragozano del Campo de Borja, conocido como «La cocina de la garnacha», vuelve a crear un producto innovador con materias primas de la tierra como la Tuber melanosporum, de la que Aragón es el mayor productor mundial.

«Tras dos años de investigación, por fin, podemos decir que hemos conseguido crear un producto innovador con trufa negra fresca de Aragón. Estas yemas son nuestro pequeño homenaje a la Tuber melanosporum. Es un sutil dulce difuminado con un intenso aroma a trufa negra. Son naturales, sin conservantes ni colorantes. Únicamente contienen yema de huevo, azúcar y Tuber melanosporum. Estamos muy nerviosas por ver cómo acoge la gente esta novedad. Yo creo que les va a encantar. Tienen un sabor y una textura muy especial», ha explicado una de las propietarias de Rodi y creadora de las yemas, Blanca Rodríguez.

Caja de yemas frescas trufadas Rodi.

Caja de yemas frescas trufadas Rodi.

La cocina del Restaurante Rodi siempre ha girado en torno a la garnacha y sus dos propietarias, Blanca y Mari Rodríguez, han sabido aprovechar el potencial de esta uva y han ido lanzado al mercado distintos productos, que están siendo todo un éxito: la Sal de Garnacha (elaborada con delicados pétalos de sal de manantial y fusionados con la elegancia del vino de Garnacha Centenarias del Campo de Borja) y los Garnachicos (el único mazapán del mercado elaborado con vino de garnacha 100 %). La nueva creación se une a estos productos estrella que ya están muy asentados en el mercado, aunque es el primero que no contiene garnacha sino que el protagonismo se lo han querido dar a la Tuber melanosporum aragonesa.

Las yemas frescas trufadas, que están a la venta durante todo el año, se presentan en una caja térmica con 12 unidades y su PVP es de 23 €. En Zaragoza ya se comercializan en tiendas gourmet y especializadas como Montal, Bombonera Oro, La Lasca Negra y La Alacena de Aragón; en restaurantes como El Rincón de Sas; y en otros establecimientos como las carnicerías Hermanos Martínez (Paseo Teruel, Aragonia, Doctor Iranzo, Plaza y Valdespartera).

www.rodigourmet.com.

FOTOS: Gabi Orte