206 |  Like

La Almazara La Olivera, de la Cooperativa de Magallón, presenta los aceites de oliva virgen extra de la campaña 2021-2022

NOTA DE PRENSA.- GABINETE DE COMUNICACIÓN ALMOZARA

Este miércoles se ha presentado, en el restaurante Los Xarmientos de Zaragoza, los nuevos aceites de oliva virgen extra de la Almazara La Olivera de Magallón, de las marcas La Olivera Selección, Pago La Corona Melange y Pago La Corona Olivos Centenarios. Al acto han asistido periodistas especializados, prescriptores, hosteleros y distribuidores, así como Juan Carlos Palacio, gerente de la Cooperativa de Magallón, y César Colliga, gerente de la Denominación de Origen Protegida Aceite Sierra del Moncayo.

Miguel Ángel Vicente, director de El Gastrónomo Zaragozano, presentó el acto con una declaración de intenciones: «Venimos para convencer al público en general, pero sobre todo al hostelero, de que el AOVE es la única grasa saludable indicada para todo tipo de usos». Vicente recalcó también que, en estos tiempos de escalada de precios de los aceites de semillas «la diferencia entre llenar una freidora con AOVE o con aceite de semillas es mínima, teniendo en cuenta sus beneficios tanto para la salud, como gastronómicos».

Imagen presentación aceites La Olivera

Imagen presentación aceites La Olivera

A continuación, tomó la palabra Juan Carlos Palacios, gerente de la Cooperativa de Magallón, para presentar la nueva cosecha, «lo que siempre es una fiesta». Palacio destacó la apuesta de la almazara de la Cooperativa de Magallón ―representada en el acto por Miguel Antonio Salvador y Sergio Barrios, respectivamente, presidente y vicepresidente― «por elaborar solo AOVE, es decir, aceite de oliva de la máxima calidad procedente de aceituna muy sana, recogida de manera más bien temprana (no puede haber olivas heladas ni deterioradas) y todas de vuelo (esto es, ninguna del suelo)».

El tiempo transcurrido entre la recolección de la aceituna y la extracción del aceite es menor de 24 horas, continuó Palacio, que destacó también que la elaboración se realiza de manera mecánica «y en “frío-frío”, es decir, a temperaturas muy inferiores a los 28 grados exigidos para que un aceite sea calificado como virgen extra». También resaltó el exquisito trato del fruto «en su conservación, para que el virgen extra lo siga siendo durante su almacenamiento y envasado».

Seguidamente, Palacio procedió a catar La Olivera de Magallón Selección, su AOVE «de perfil más maduro, del gusto de las familias, que lo utilizan, no sólo para tomar en frío, en aliños, tostadas, desayunos, aliños y mayonesas, sino también para cocinar, para la sartén».

De la Olivera de Magallón Selección comentó que «procede de las partidas de olivas recogidas en noviembre, de las variedades arbequina y empeltre. Dos variedades que se conjugan perfectamente». En la cata, señaló sus aromas herbáceos y frutales, incluyendo los frutos secos y la fruta madura. En boca, continuó, «apreciemos el amargor y picor característicos de aceites de calidad».

DOP Aceite Sierra del Moncayo

Para la cata de los AOVE Pago La Corona Melange y Olivos Centenarios, de recolección más temprana, Palacio dio paso a César Colliga, gerente de la DOP Aceite Sierra del Moncayo y experto catador que, además de dirigir dos catas magistrales, presentó la DOP Aceite Sierra del Moncayo como «una denominación pequeña, muy emprendedora, singular, valiente, muy apegada al territorio, de gran riqueza varietal y con un objetivo claro: el mercado de Zaragoza». Aludiendo a la biodiversidad del territorio, Colliga anunció que, a las variedades admitidas en la DOP, podrían sumarse en un futuro próximo otras variedades locales que han identificado y «que espero podamos disfrutar pronto en nuestros coupages».

Colliga hizo hincapié en lo complicado que es conseguir la máxima figura de calidad diferenciada para un producto, debido a la dura legislación europea, y más en el caso del AOVE, que se somete a análisis químicos y organolépticos, concluyendo: «cuando un producto lo consigue es porque realmente lo merece, porque es singular, diferenciado y con unos parámetros de calidad que se pueden medir».

Aceites premium Pago La Corona

El gerente de la DOP siguió explicando que el objetivo de los AOVE de la DOP Aceite Sierra del Moncayo es «respetar el origen, es decir, que el aceite resultante sea lo más similar posible, tanto química como organolépticamente, al fruto, a la oliva». A continuación, pasó a catar Pago La Corona Melange, un aceite multivarietal de empletre, arbequina y royal, «robusto, de vida útil prolongada, gran resistencia a la fritura e importante carga de polifenoles, lo que es sinónimo de salud». Un AOVE con aromas a almendra y hierba, con un amargor prácticamente imperceptible y un picante evidente, en boca.

La cata de Pago La Corona Olivos Centenarios, un AOVE de producción muy limitada y elaborado con olivas procedentes de árboles centenarios catalogados, sirvió a Colliga para explicar que «los aceites de la DOP Sierra del Moncayo tienen un perfil muy marcado de frutos secos y herbáceos, de hecho, son requisitos que recoge nuestro pliego de condiciones». En el análisis sensorial de este AOVE premium, afirmó que sus aromas a fruta madura «nos llevan incluso a tofes y cafés», detectando también herbáceos y frutos secos. En boca destacó la aparición de la cáscara de plátano y el picor evidente en el retronasal: «con un 80 % de oleico y gran cantidad de polifenoles, es un producto cardiosaludable, muy beneficioso para la salud».

Tras la cata, hubo preguntas de los asistentes e intervenciones de representantes del sector como Miguel Ángel Lacámara, presidente de la DOP Aceite Sierra del Moncayo, que, ante la crítica situación actual, esperó que, al menos, el incremento de precios en aceites de semillas esté sirviendo a consumidores y hosteleros para «descubrir las ventajas del uso habitual de AOVE»; o la del presidente de la Academia Aragonesa de Gastronomía y experto en eleotecnia, Ángel González, que felicitó a La Olivera de Magallón «por conseguir unos aceites con ese vigor y tan aromático: tienen la nobleza de los alimentos de Aragón de calidad diferenciada».

Tras la presentación y la cata de los nuevos aceites, tuvo lugar la degustación de unas tapas elaboradas por el equipo de Los Xarmientos, en las que los aceites de La Olivera de Magallón tuvieron gran protagonismo, maridadas con Fagus, de Bodegas Aragonesas